Buscar
Iccon - Consultoría
Creatividad dentro de la empresa
Practicar el intercambio de opiniones con distintas  áreas de la empresa, preguntar a los nuevos empleados.
De la divergencia de opiniones surgen las nuevas ideas.
Creatividad dentro de la empresa
Una nueva mirada
Para ver nuevas oportunidades desde un lugar diferente, con el foco centrado en las personas y las experiencias.
Una nueva mirada
"Atender" a los Clientes
No siempre vemos u oímos, todo lo que
se nos presenta.
Escuchemos a nuestros clientes
con atención, ellos dicen más
de lo que creemos o interpretamos.
COACHING EMPRESARIAL

Para mejorar  y desarrollar habilidades en la vida, en los negocios, en sus relaciones de manera que las personas sean más felices, más productivas y exitosas con capacidad para alcanzar sus metas de una forma equilibrada.

 COACHING EMPRESARIAL
COACHING FINANCIERO

Se enfoca en las relaciones de las personas con el dinero, las finanzas y las creencias respecto al bienestar económico, a efectos de lograr una vida plena.

COACHING FINANCIERO

Servicios

Comunicaciones

Servicios
Se trata de conformar los distintos aspectos de la comunicación interna, las habilidades sociales, la resolución de conflictos y la regulación de emociones.

NOSOTROS, QUE NOS QUEREMOS TANTO ....

DEBEMOS COMUNICARNOS MÁS

NOSOTROS, QUE NOS QUEREMOS TANTO ....
Hace pocos días en una charla sobre la empresa familiar y el liderazgo emocional, al finalizar la misma se me acercó una asistente y entre comentarios me dijo “mi familia tiene una empresa familiar, pero yo nunca podría trabajar con ellos, los quiero mucho pero trabajar con ellos no…”. Me quedé pensando … Es que hay muchas empresas familiares cuyos miembros familiares tienen muchas dificultades a la hora de tomar decisiones, de comunicarse abiertamente, de reunirse y hablar sobre los distintos problemas que surgen normalmente en una empresa y resolverlos en forma satisfactoria para el negocio.

La complejidad de las empresas familiares impacta en conflictos pues están interactuando dos sistemas: el familiar y el empresarial, sin olvidarnos que también interviene la propiedad con sus implicancias.

La unidad familiar está sustentada por las emociones y reposan en la lealtad y la igualdad. Los padres quieren a sus hijos por igual y hay un vínculo que protege y cuida a sus integrantes en forma espontánea por el afecto que los une. Pero al entrar al mundo de la empresa, las reglas de juego son otras y se superponen los valores familiares con los empresariales.
He aquí probables orígenes de conflictos, propios de las singularidades de cada sistema.


SISTEMA FAMILIA

SISTEMA EMPRESA

  • Mira al interior

  • Mira al exterior

  • Basado en las emociones

  • Basado en sus funciones

  • Pertenencia vitalicia

  • Producir o irse

  • Busca la estabilidad

  • Busca el cambio y crecimiento

  • Aceptación sin condiciones

  • Premia el desempeño


Si se evita el conflicto, se toman decisiones cortoplacistas que apoyan momentáneamente la unión de la familia pero no colaboran con el desempeño de largo plazo. Se va “tirando la pelota para adelante”, sin darse cuenta que en algún momento el conflicto va a intoxicar la empresa y la familia.

Recuerdo una técnica que me resultó “curiosa” en su descripción, se trata de “Poner el pez sobre la mesa”, metáfora creada por el experto en temática de empresas familiares, John Ward.

Dice la metáfora que:
  1. Temprano en la mañana los pescadores traen el pescado fresco recién sacado del mar,
  2. Antes que el pescado llegue al consumidor, hay que limpiarlo.
  3. Si los pescadores no realizan esta tarea, no muy agradable, el pescado se pudre y nadie recibirá el beneficio de este sano y exquisito alimento.

Limpiar el pescado del conflicto familiar es de gran interés. Los miembros saben que de ello depende tener luego una buena comida. Por ello vale la pena afrontar un proceso a veces difícil para tener la recompensa de la continuidad de la empresa familiar.

La familia debe convertir en una regla de oro el “poner el pez sobre la mesa” para quitar las espinas y desmenuzar las dificultades y controversias que se estén enfrentando, tomando el tema como de interés general para la empresa familiar y no como el conflicto entre dos hermanos o de la hija y su padre, y así trabajar todos juntos para encontrar la solución necesaria.

Reglas de “Poner el pez sobre la mesa”.
  1. Reconocer y admitir que hay un problema creciente, cuando aún es menor.
  2. Elegir los temas de discusión con cuidado sobre todo cuando hay una carga emocional en el problema.
  3. Al presentar los puntos de vista de cada uno prestar atención a los tonos de voz, al propio y al del que se está comunicando.
  4. Poner foco en el tema, no en las personas ni en el pasado.
  5. Presentar las objeciones en formato de preguntas, ej.: ¿qué pensarías si…? , ¿has considerado la posibilidad de…? , ¿Funcionaría si…?. Para cada objeción ofrecer siempre una alternativa.
  6. Minimizar lo negativo y potenciar lo positivo.
  7. Usar el problema para conocer mejor cómo piensa la otra persona, más que como opción de ganarle.
  8. Evitar los bloqueos, por ejemplo, el sarcasmo, el descrédito, la pasividad y en especial el uso del “sí, pero”.
Cuando ocurren conflictos y surgen desavenencias, conviene enfrentarlos rápido y directamente “poniendo el pez sobre la mesa”. Discutir el asunto en reunión familiar para que todo el grupo esté al tanto, conversen y entiendan el problema y luego apoyen la decisión que se tome.

A veces el problema no parece algo grave donde esté en juego la supervivencia de la empresa, por lo menos en el corto plazo, pero sí en el mediano y largo plazo. Suele suceder que el momento de conversar no llega. ¿Qué hacer para poder reunirse y conversar?

Imagina que tienes el juicio de que tu padre, fundador y presidente de la empresa familiar donde tú trabajas no se interesa por tu propuesta de implementar un proyecto de profesionalizar los procesos administrativos. Desde que presentaste el proyecto, siempre ha estado ocupado para hablar sobre este asunto. Esto te frustra, no solo porque crees que no se interesa en tu proyecto sino también porque no toma un tiempo para tratar juntos el tema.
Cuando ésto ocurre, puede ser adecuado sostener una “conversación para posibles conversaciones”, aporte del biólogo y filósofo Humberto Maturana, quien expresó que "la conversación y el respeto son fundamentales para superar los problemas".

¿En qué consiste mantener una conversación para posibles conversaciones?
Acércate a tu padre y dile, “Tengo un asunto que deseo discutir contigo. Yo pienso que cada vez que intento conversar contigo acerca del proyecto “profesionalización de los procesos administrativos” no estás dispuesto a ello y estoy comenzando a frustrarme, puesto que pienso que el proyecto podría ser un avance importante para la empresa. Sé que éste es sólo mi juicio y admito que tú podrías no estar de acuerdo con él. También reconozco que, en última instancia, eres tú quien tiene la autoridad para decidir sobre esta iniciativa. Sin embargo, te invito a escuchar lo que tengo que decirte, puesto que tal vez tú encuentres algún valor en ello. Y, de mi parte, estoy muy abierto a escuchar tu punto de vista. ¿Aceptarías esta invitación?”

Revisar siempre la emocionalidad que tenemos en esta conversación, pues no solo es importante el lenguaje que usemos. A veces es nuestro estado de ánimo el que impide que la gente quiera conversar con nosotros.
La “conversación para posibles conversaciones” requiere normalmente colocarse desde la emocionalidad del respeto mutuo.

Esta es una de las tantas posibilidades que podemos poner en práctica para que la familia se comunique en el ámbito de la empresa en forma efectiva y con el afecto que siempre los ha unido.

SI LA FAMILIA ESTÁ UNIDA, LA EMPRESA ES IMPARABLE!!!

ivonne.casulo@iccon.com.uy

http://www.iccon.com.uy
© 2011 iccon.com.uy | ivonne.casulo@iccon.com.uy | Montevideo. Uruguay
i2es